Curiosidades


Según un excepcional trabajo de investigación histórica realizado por Manuel Argüelles Márquez y María del Carmen Pasadas Martínez titulado “Informe sobre expulsión de las tropas de Napoleón de la villa de Íllora (1810-1812)” cuando nuestro pueblo fue ocupado por las tropas francesas, instalaron varios cuarteles en distintos puntos y asentaron la artillería en el castillo de Íllora, aprovechándose, como ya hicieron los árabes, del céntrico peñón que constituye una atalaya defensiva natural.


Uno de los cuarteles se encontraba frente a la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, en el antiguo pósito, lo que hoy en día es el museo etnológico y la biblioteca. Pues bien, en este “cuartel” improvisado, las tropas galas dejaron su huella en algunas paredes por medio de pinturas. En concreto esta reproducción de un soldado francés portando su arma y uniforme en posición de firmes en una ventana. Como podemos ver en la fotografía, el dibujo se conservaba muy bien a pesar de haber pasado casi dos siglos de la invasión francesa.